Shadow of the Colossus: Pelagia

Si no recuerdo mal, el último coloso que derroté fue en mis vacaciones de Navidad. Desde aquel día a hoy, más de siete meses después, han pasado muchas cosas y no sabría decir cuál de ellas más relevante. Me caso el próximo año. Excepto ésta, claro.

Recuero el julio del año pasado pensé en pasarme el Shadow of the Colossus y escribir una entrada al blog por cada uno de los colosos que derrotaba. Cuando descubrí que habían más de diez colosos pensé que… bueno, ninguna prisa en terminar este proyecto.

Pero, sinceramente, nunca pensé que un año después todavía estaría escribiendo sobre este proyecto. Hace un año no lo pensaría y mi yo de hace siete años todavía menos. Ese yo que no jugaba a los videojuegos ni perdía nada de su tiempo en cosas que no fuesen para mi enriquecimiento personal. Cómo he cambiado…

El yo de hace ocho años era un animal político. Alguien que pasaba dos horas diarias leyendo en medios de comunicación independientes para estar informado más allá de las noticias de los grandes medios. Para conocer todos los datos y estar preparado para conversaciones políticas transcendentes que cambiarían el mundo.

Hoy, no sé quién es el Ministro de Interior ni la última ley que debería haberme indignado. La última manipulación informativa que deja en mal lugar a los movimientos sociales… No lo sé. Ni me apetece saberlo. Al menos, hoy.

Pedro Sánchez ganó las primarias del PSOE y vuelve a ser su secretario general. No lo puedo negar, me alegré. Hoy debería ser el presidente del gobierno con el apoyo de Podemos… quizás sea uno de los motivos por el que no me apetece saber nada sobre estos temas… la estupidez política de la izquierda.

El tiempo pasa sin darte cuenta… Parecía ayer cuando iba a ser despedido del trabajo y menos de dos años después soy una pieza importante en mi empresa. Gano más dinero que nunca y quiero más… ¿Qué diría de mí el David de hace ocho años?

Lo importante sigue igual, gracias. Mi novia va a ser mi futura mejor, así de bien. Y mi familia y mis amigos siguen queriéndome como hace ocho años. El David de hace veinte años estaría contento si supiese esto.

Hoy es 9 de julio de 2017. Hoy he matado al decimosegundo coloso. He matado a Pelagia.

Solamente me quedan cinco colosos… El primer contacto con el mando de la Play2 es horrible, ¿me acordaré de jugar? Lo dudo, pero vamos con calma. La clave después de tanto tiempo es no perder la calma.

Agua y móvil. Después de tanto tiempo lo último que me apetece es un coloso complicado de derrotar. Algo fácil por favor…

Compruebo que no recuerdo mucho de jugar cuando estoy casi un minuto para conseguir subir a Atreyu. Pero al momento ya estoy cabalgando en silencio por las llanuras de este extraño lugar.

Creo que es el momento del juego que más me gusta. Ese momento en que buscas al siguiente coloso que vas a matar, porque lo vas a matar por mucho que te cueste, cabalgando a toda velocidad con el único ruido del galope del caballo.

Paso por el desfiladero por detrás del templo. Me equivoco de camino bajando hacia el río. Vuelvo hacia atrás y paso por debajo del puente. A lo lejos, un desfiladero con dos torres a la entrada atraviesa el cañon. Estoy seguro que es el camino. Después de cruzarlo, llego a un bosque frondoso donde no veo prácticamente nada.

Estoy seguro que estoy en el lugar que tengo que estar. Pero el camino termina y no sé por dónde seguir.

Llego a todas las esquinas del bosque y está claro, el camino no sigue por aquí. Bajo del caballo y pruebo a saltar al vacío por la cascada… no es el camino. Muero y vuelvo a revivir en el templo.

Después de morir, recuerdo que no puedo guardar la partida en el juego. Con la de veces que la he guardado en juegos como Deus Ex… matar a un personaje y matar la partida. En verdad, prefiero no tener que guardar la partida ni tener que empezar un nivel desde cero. Como lo hace la tercera parte de Bioshock, que puedes apagar la Play en cualquier momento con la seguridad de no haber perdido prácticamente nada de lo que has avanzado.

Llego con bastante rapidez al bosque frondoso. Bajo del caballo para investigar todos los rincones del bosque. Salgo a un mirador por el que puedo ver el desfiladero que llega al bosque. No sé por dónde seguir y estoy perdiendo mucho tiempo… El tiempo, ya estamos pensando en el tiempo y todavía ni he empezado a pelearme con el coloso.

Finalmente, encuentro una senda que permite ver a lo lejos una enorme cascada con un templo a lo fondo. Es el lugar. Saco la espada y me lo confirma.

Llamo a Atreyu y seguimos el camino. Llegamos al final de la senda donde tengo que dejar a Atreyu, volveré amigo. Escalo un pilar por el que puedo colgarme y me alegra comprobar que no he olvidado tanto las mecánicas del juego.

Sigo corriendo hasta que solo me permite continuar a nado… Me echo al lago y me doy cuenta que estoy en el lugar en que pelearé contra el coloso. Un lago enorme con tres edificaciones de dos plantas a ras del agua y una pequeña islita delante de ellas.

Me subo a la isla… y aparece el coloso. Una enorme montaña aparece de debajo del agua… Tiene dos cuernos blancos y parece que flote sobre sus cuatro patas. No se mueve muy rápido ni bucea sobre el agua. Y su ataque son los rayos que me lanza por sus cuernos y consiguen impactarme quitándome un cuarto de vida. A por él.

Intento subirme un par de veces por su pata trasera. Aunque consigo correr sobre ella, siempre termino en el agua. Lo sigue intentando un par de veces maldiciendo los controles del juego. Pero lo único que consigo es dar vueltas sin parar detrás del coloso. Él aparta la pata y yo intento alcanzarle sin éxito.

Vamos a lo lógico. Hay tres edificios de doble planta sobre el agua donde está el coloso… no será casualidad. Nado hacia ellas y al pasar por detrás del coloso me doy cuenta que es muy fácil subir por su cola al coloso.

Estoy arriba. Qué fácil ha sido.

El coloso se mueve para echarme, pero es tan grande que es muy fácil no caerse. Qué fácil ha sido este coloso… ¿sí? Llego a su cabeza y… no hay nada. Su punto débil no está en la cabeza.

Saco un par de veces la espada y la voz me dice que busque un lugar elevado… Tengo que ir al edificio. Así que finalmente salto al agua y nado hacia el edificio.

Al llegar, empiezo a lanzarle flechas al coloso. Consigo su atención y lo veo acercarse poco a poco… Lo que agradecerá este juego una nueva remasterización en PS4. Ver esos enormes ojos fijándose en ti mientras se acerca lanzándote rayos casi más por instinto que por ganas de hacerte daño.

Hay una piedra que permite esconderme para que los rayos no me alcancen pero la voz me repite que tengo que buscar un lugar elevado y descubro que desde aquí no puedo subir a la parte superior del edificio…

Así que el coloso termina por ignorarme y marcharse cuando me doy cuenta que el único modo de subir a la parte superior del edificio es a través del coloso.

Subir al coloso es relativamente sencillo. Lo complicado es alcanzarlo cuando te ha sacado unos metros y sabe que estás detrás suyo. Pero finalmente subo al coloso y llego de nuevo a su cabeza.

Encima de su cabeza tiene una especie de piedras blancas (o dientes) que golpeo con la espada. El coloso se queja y después de unos cuantos golpes descubro que puedo guiar la dirección del coloso dependiendo de la piedra que golpeo.

Consigo llevarle hasta uno de los edificios y salto sobre él. El coloso me achicharra con uno de sus rayos que me deja la barra de vida a la mitad… No sé si conseguiré matarlo sin morir y ya llevo un buen rato con él.

Pero al momento el coloso se levanta dejando su punto débil situado en su parte inferior al descubierto… Voy corriendo hacia él y salto sobre su tripa. Preparo la espada y consigo hacerlo sangrar una sola vez. Vuelvo a caer al agua y… vaya coñazo tener que repetir la operación, mínimo, tres veces más.

Después de un minuto persiguiéndolo consigo subir arriba… pero cuando estoy en la cabeza un movimiento del coloso me vuelve a enviar al agua. ¡Carbón! Y tonto de mí que no estoy en lo que tenía que estar…

Vuelvo a subirme al coloso y… vuelvo a caerme. No me lo puedo creer. Calma. Tranquilidad. ¿Pero cómo he podido caer de un modo tan estúpido? Puto juego.

Al tercer intento consigo darle una nueva estocada… ¡pero no la segunda! Vuelvo a caer al agua y pienso en la pereza de tener que repetir la operación dos veces más…

Desconecto del juego y pienso en el derecho del lector. El derecho a dejar un libro sin terminar si no te está gustando. Y lo mismo podemos aplicar a una película, serie o videojuego. Si no me gusta lo que estoy haciendo… ¿por qué no dejarlo? ¿Qué me obliga a tener que terminar una obra si no la estoy disfrutando?

A todo esto, el coloso ha destruido el edificio al que estaba subido. Quedan dos más. Y me doy cuenta de que la vida ha vuelto a cargarse por completo, bien. Empezar ahora desde cero me supondría una pared enorme.

Repetimos la operación. Estoy sobre la cabeza del coloso, salto al edificio… y caigo al agua. ¡No me lo puedo creer! ¡Venga ya! Tranquilo David… no pierdas la paciencia, vamos a ello. Pero por segunda ocasión consecutiva me caigo al agua cuando salto desde la cabeza al edificio. ¡Tu p. madre! ¡Cabrón!

Ya deberías estar muerto Pelagia. En este tiempo que he perdido nadando hasta su cola, subiendo a su cabeza y guiándolo al edificio; ya debería haberlo matado.

A la tercera consigo volver a subirme encima del edificio. El coloso se levanta. Corro hacía él… y no consigo caerme cayendo al agua. No me lo puedo creer. En serio, ¿dejo el juego ahora mismo?

¿Qué reto supone repetir una acción cuando ya la has conseguido con anterioridad? ¿Cuando ya sabes qué tienes que hacer? Sí, he saltado mal en tres ocasiones seguidas. Pero la acción a repetir es la misma que ya he hecho en cinco ocasiones pero solo en dos he conseguido hacerla bien.

¿Qué mérito tiene volver a hacerlo bien? Poco.
Todo lo contrario que el desmérito y la frustración que provoca hacer mal una acción que ya conoces.

Me quedo en la parte inferior del edificio lanzándole flechas desde detrás del pilar. Quizás también se levanta y puedo cogerme al coloso desde aquí mismo… Pero no. Las mecánicas a seguir son las ya conocidas. Así que vamos a volver a subir al coloso… qué pereza de verdad.

Me caigo al agua un par de veces más. Ahora mismo, si pudiera guardar la partida dejaría de jugar. Pero lleva un buen rato con el juego y no quiero volver a pasar por lo mismo. No quiero fracasar joder. Después de medio año sin jugar abandonar ahora sería casi como dejarlo abandonado para siempre… Sé que sería muy complicado volver a jugar de nuevo. Así que vamos a matar de una vez al coloso y terminemos con esto.

Cuando dejas a un lado la frustración, la rabia, la impotencia… Y juegas concentrado y haciendo las cosas que sabes que tienes que hacer… Siempre es más fácil. Es extraño, nunca me pongo nervioso en situaciones del trabajo ni de mi vida personal. Pero en los videojuegos… algún día contaré los cabreos que me provoca perder al PES online.

Repito todos los pasos y consigo golpearle una vez más. ¡Bien! Joder, ¡vamos! Ahora mismo estoy completamente motivado y sin perder un segundo voy de nuevo a subir al coloso.

Ahora no fallo. A la primera subo hasta su cabeza. No fallo al saltar sobre la plataforma. Me escondo para que no me impacte el rayo. Y, es el momento de la verdad, no falles ahora en el salto… El coloso se pone de pie de nuevo, veo mi objetivo… voy corriendo, salto… y consigo engancharme. Es mío.

Cargo de nuevo mi espada y le asesto el último y definitivo golpe. Qué respiro…

El coloso se levanta sobre sí mismo. Derrotado. Y la enorme montaña cae sobre su espalda desapareciendo debajo del agua.

Las sombras, por fin las sombras. Uno menos y quedan cuatro.

Lo voy a terminar. Puede que sea uno de mis pocos proyectos que termine, pero lo voy a terminar. No sé cuándo volveré a jugar, pero lo voy a terminar.

¿Cuándo? No lo sé. Pero lo voy a terminar…

Anuncios

Comenta y comunica

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s